Nacionales
El Congreso expropió la histórica confitería El Molino para reabrirla

El Congreso expropió la histórica confitería El Molino para reabrirla
12/11/2014 | Declaró la utilidad pública y el Parlamento se hará cargo del edificio “por su valor histórico y cultural”. Habrá un restaurant, un centro cultural, un museo y una panadería, entre otras cosas

La Cámara de Diputados aprobó hoy por unanimidad y convirtió en ley el proyecto que expropia el inmueble donde funcionaba la histórica Confitería El Molino, frente al edificio del Congreso Nacional.

A partir de ahora, el Parlamento se hará cargo del edificio, donde funcionarán un local de comidas, un museo y un centro cultural, en la esquina de Callao y Rivadavia. La ley se aprobó con 217 respaldos y la abstención del diputado del Frente Renovador, Alberto Asseff.

El proyecto declaró la utilidad pública sujeta a expropiación de la confitería, “por su valor histórico y cultural”. El Molino, que fue punto de encuentro de los legisladores de todos los espacios, lleva cerrado 17 años, situación que derivó en el deterioro de su edificio.

Según establece la iniciativa, el Poder Ejecutivo adquirirá el inmueble al precio fijado por el Tribunal de Tasaciones de la Nación y luego lo transferirá sin cargo al Congreso. Una vez a cargo del Parlamento, la administración del edificio quedará a cargo de una comisión bicameral.

El subsuelo y la planta baja del edificio deberán ser concesionados para su utilización como confitería, restaurante, local de elaboración de productos de panadería, pastelería o cualquier otro uso afín a dichas actividades.

El resto del edificio deberá consagrarse a un museo dedicado a la historia de la “Confitería El Molino” y el rol que esta tuvo en el crecimiento y consolidación de la democracia argentina.

Allí también funcionará un centro cultural que se denominará “De las Aspas”, dedicado a difundir y exhibir la obra de artistas jóvenes argentinos que no haya sido expuesta públicamente en ningún medio.

El proyecto aprobado se basa en una propuesta presentada años atrás por el ex senador nacional Samuel Cabanchik, quien presenció el debate desde los palcos.

El presidente de la Cámara baja, Julián Domínguez, celebró la aprobación de la norma: “Recuperamos para todos los argentinos una parte de nuestra historia”.

“El Molino no sólo fue un hito para los porteños, sino que además ocupa un lugar de privilegio en la vida política del país porque fue un escenario de encuentro, de discusión y del mismo hecho de hacer política”, aseguró Domínguez en un comunicado.

A su entender, “la recuperación del Molino era un sueño de todos los bloques, y ahora la Cámara de Diputados va a tener el orgullo de recuperar el edificio con un proyecto de restauración según las reglas del arte”.

La Confitería del Molino fue fundada el 9 de julio de 1916 en coincidencia con el centenario de la patria y durante décadas se constituyó en el espacio de encuentro favorito de los legisladores nacionales, hasta que cerró sus puertas en 1997.


Autor: Red Box Multimedia exclusivo para www.radioequis.com