Nacionales
Las 10 claves para no fallar en la decoración del hogar

Las 10 claves para no fallar en la decoración del hogar
03/05/2014 |

Ambientar una casa o un departamento parece una tarea sencilla, pero a veces las combinaciones elegidas pueden no ser las adecuadas y crean un estilo diferente al que pretendemos conseguir. Una especialista brinda sus tips para Infobae 

La sensación de incomodidad en el hogar puede deberse a una mala distribuición de los espacios o a una desacertada elección de los muebles o de su decoración. Cambiar el color de las paredes o mejorar la iluminación puede ayudar a cambiar el panorama pero no soluciona el problema.

En una entrevista con Infobae, la arquitecta y urbanista Elena Kozakiewicz dio sus diez consejos para crear ambientes cómodos y agradables.

1.-El diagnóstico es el punto de partida y es fundamental para alcanzar el éxito o fracaso de la tarea. Los profesionales lo denominamos "programa de necesidades" y de él depende que el resultado final sea satisfactorio. ¿A qué me refiero con diagnostico? Es preguntarnos y escribirlo.

Cuantificar. ¿Cuántas personas y de qué edad habitan el espacio? No es lo mismo si hay una pareja, o hijos adolescentes o un único habitante. Los espacios son dinámicos al igual que la vida y normalmente, en cada cambio de necesidades, surge indefectiblemente el cambio en el espacio.

¿Qué? Es importante observar lo que cada uno necesita, por lo tanto una vez resuelto el qué, el cómo y el cuánto, estamos en condiciones de pasar a un segundo paso, ya sea para para resolverlo individualmente o con un profesional.

¿Cómo? Cada uno necesita vivir de modos distintos, por personalidad o por ocupación. Es por ello que es necesario estar atento a todo, hasta en sus mínimos detalles. Y, en concreto, el espacio se proyecta, se diseña. Ejecutado el diagnostico podemos pasar al segundo paso.

2.- Caminar libremente por el espacio que disponemos: lo llamamos libre circulación, y aquí es fundamental el croquis de nuestros ambientes, (papel cuadriculado y cinta métrica). Ya sabemos qué necesitamos pero debemos entender qué nos permite ejecutar en los ambientes que disponemos. Entonces, nada mejor que hacer un dibujo a mano alzada de cada uno de ellos e incluir como está dispuesto el mobiliario.

No es lo mismo circular por una avenida con onda verde que por una calle tortuosa, llena de elementos que compliquen la libre circulación y este en uno de los grandes errores que se cometen en la administración de espacio. Eso se debe trasladar a su vivienda.

Mire detenidamente el dibujo, nada debe entorpecer su recorrido: muebles o plantas, o un simple perchero mal ubicado termina siendo una molestia cotidiana que altera de modo inconsciente el libre movimiento. Es muy sencillo ver estos defectos más aún si el recorrido se colorea. Si no hay habilidad para dibujarlo, hay que identificar la circulación y correr todo lo que se interpone en nuestro camino. Posteriormente se le buscará la ubicación definitiva.

La clave es que la superficie que utilicemos para circular sea la menor posible para unir cada sector (cocina, comedor, estar etc.) sin que se la cruce y así aprovecharemos metros cuadrados según las necesidades.

3.-Identificar los espacios: cada espacio tiene un destino, en general la cocina y baño es inamovible, ya que merecen otro tipo de intervención. En cuanto a la disposición del mobiliario es donde se cometen los mayores errores, ubicando la mesa del comedor donde debería ponerse el estar, o la cama en medio de la circulación. El concepto de espacio útil significa que, a partir de donde se camina se ingresa a un lugar con destino que, aunque está espacialmente comunicado en sí, es estanco. Por lo tanto, si no es habilidoso con los croquis, ponga manos a la obra y mueva los muebles hasta que los sienta como un traje a medida.

4.- De lo general a lo particular: aquí se comete un error clásico generado por el enamoramiento con respecto a una foto o un objeto en particular. Es fundamental no perder de vista la totalidad en el desarrollo de la ambientación. Si efectuamos los pasos anteriores ya sabemos qué necesitamos para resolver lo que nos falta o incomoda, y ello es lo primero que hay que resolver, ya que a su vez generará movimientos en el conjunto. Resuelto el diagnóstico, podemos empezar a jugar con otros elementos espaciales

5.- Menos es más: recomiendo sentarse a ver cada ambiente y descarnadamente preguntarse si tal o cuál elemento es útil. ¿ Es importante? ¿Entorpece o soluciona? ¿El cuadro de la abuela es para el departamento minimalista que está habitando o quedaría mejor en la casa chorizo de la tía? ¿Vivo en un departamento y lo estoy equipando como una casa de campo?. Los metros cuadrados deben ser utilizados racionalmente.

6.- Un lugar para cada cosa: ello es fundamental para la convivencia entre las personas y los objetos, ya que si estos nos invaden tendremos la sensación que nos están echando o que no tenemos espacio propio. Sin embargo, con ingenio se encuentran los rincones adecuados, el diseño, los complementos y accesorios que hoy están absolutamente desarrollados para que cada cosa esté en su lugar. Recorra las casas de equipamiento de cocina, de interioriores o accesorios, que la solución está y solo hay que encontrarla. Internet es un gran aliado en estos casos.

7.-No hay apuro: dedicar tiempo para encontrar los elementos que resuelven nuestras necesidades es fundamental para no entrar en prueba y error. Tomar medidas, observar las superficies disponibles de los nichos y recovecos no aprovechados: hay que identificarlos y la solución aparece cuando sabemos qué es lo que buscamos.

8.- Iluminación: en general es poco atendida pero, sin embargo, es generadora de un espacio dentro de uno mayor. Delimita cuando, por ejemplo, con un sillón y una lámpara de pie sectorizamos un área de lectura. Una inadecuada iluminación nos quitará productividad y será una molestia constante inconsciente.

9.- Color: si es correctamente utilizado los espacios se renuevan. Podemos iluminar o resaltar, obtener un efecto tenue, impactar o ampliar un espacio, con el simple uso del color. Con el blanco ampliamos, con los tonos pastel se calman los ánimos; los colores puros generan impacto o definen un espacio. Si cuenta con ambientes de dimensiones importantes no dude en repensar el color, ya que éste en sí mismo decora.

10.- Los complementos: son comparables con los accesorios que visten una correcta elección en una vestimenta. Es el último paso que nos identifica con nuestra personalidad, es nuestra marca personal, y seguramente será la impronta que hace que se diferencie de otros espacios. Nunca olvide que menos es más y, decididamente, descarte aquellos que vienen de arrastre. Recordará gratamente esta propuesta.


 


Autor: Red Box Multimedia // exclusivo para www.radioequis.com